Ir al contenido principal

Invertir en los niños para maximizar su futuro

Virginia Hernández
El desarrollo emocional, social y físico de un niño pequeño tiene un impacto directo en su desarrollo general y en el adulto en el que se convertirá. Por esto es muy importante comprender la necesidad de invertir en los niños, ya que así se maximiza su bienestar en el futuro.

Las primeras experiencias de un niño, los vínculos que forman con sus padres y sus primeras experiencias sociales y educativas, afectan profundamente su desarrollo físico, cognitivo, emocional y social en el futuro.  Darle las mejores experiencias posibles y optimizar estos primeros años en la vida de un niño es la mejor inversión que se puede hacer a la hora de asegurar su éxito futuro.

No obstante, en ocasiones, aunque a los niños se les dote de experiencias sensoriales, físicas, sociales y afectivas adecuadas pueden existir pequeños retrasos o dificultades en su desarrollo, que, de no recibir atención, pueden agravarse y el niño podrá presentar otro tipo de dificultades o trastornos que les influirá para seguir su vida a nivel individual, familiar y social en el futuro.

Para evitar este tipo de dificultades y minimizar los efectos negativos en el crecimiento y evolución de los niños contamos con una herramienta imprescindible: la atención temprana.

La Atención Temprana es el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos

Estas necesidades transitorias o permanentes originadas por alteraciones en el desarrollo, pueden ser:
  • Trastornos en el desarrollo motriz.
  • Trastornos en el desarrollo cognitivo.
  • Trastornos en el desarrollo sensorial.
  • Trastornos en el desarrollo lingüístico.
  • Trastornos generalizados del desarrollo.
  • Trastornos de la conducta.
  • Trastornos emocionales.
  • Trastorno en el desarrollo de la expresión anatómica.
  • Retrasos evolutivos.
La Atención Temprana se fundamenta sobre principios científicos de varias disciplinas: Pediatría, Neurología, Psicología, Psiquiatría, Terapia Ocupacional, Pedagogía, Fisioterapia, Logopedia… Por ello es importante la detección en los distintos ámbitos y en muchos casos la coordinación de las distintas especialidades.

En definitiva, la atención temprana pretende la compensación de las desigualdades individuales y el derecho a alcanzar un desarrollo evolutivo lo más normalizado posible y una vida plena e independiente de todas las personas.

En Centro Esnia contamos con el servicio de Atención Temprana para evitar en la medida de lo posible y hacer frente a los diferentes tipos de dificultades en el desarrollo de los niños de 0 a 6 años, así como mejorar la calidad de vida del niño y su familia.

Artículo publicado en "La Crónica de Salamanca"


Comentarios

Entradas populares de este blog

Niños y televisión

Cuidar al cuidador

Padres primerizos, ¿Por dónde empezamos?

Ante los problemas de conducta de los niños, ¿qué podemos hacer?

¡No me toques!

La mesa de luz, una nueva forma de jugar

Rabietas