Ir al contenido principal

Vuelta al cole

Virginia Hernández
Se va acabando el verano y ya vamos pensando en la temida vuelta al cole y a la rutina diaria.

Si para nuestros niños es el primer año del “cole de mayores” nos preocupará si se adaptará bien, si le gustará ir, si saldrá contento y hará amiguitos nuevos.

Cuando los niños van siendo más mayores la cosa se complica más. Nos preocupamos de que saquen buenas notas, que no les cueste aprender, que sean sociables y tengan muchos amigos y que no se metan en líos en clase. Pero lo que más nos preocupa es el temido fracaso escolar.

Una de las principales causas del bajo rendimiento y fracaso escolar en los niños pueden ser las dificultades de aprendizaje. Entre el 10 y el 15% de la población escolar presenta algún tipo de dificultad de aprendizaje.

Cuando hablamos de dificultades de aprendizaje, lo utilizamos como el término que hace referencia a los problemas que una persona puede tener al desear aprender algo nuevo.

Estas dificultades pueden ser normales, ya que cuando realizamos un aprendizaje nuevo, nos enfrentamos a un reto, nos ponemos a prueba y tenemos que usar estrategias nuevas que no habíamos utilizado para resolverlo con mayor o menor dificultad. Pero también las dificultades de aprendizaje pueden venir de la mano de trastornos debidos a la disfunción del Sistema Nervioso de la propia persona en cualquier etapa de nuestra vida.

Éstas últimas dan una serie de síntomas en los niños que nos dicen que puede haber un trastorno, el cual hay que identificar y tratar adecuadamente. Estos síntomas pueden ser: fracaso escolar, déficit atencional, dificultad para comprender o hablar el lenguaje oral o escrito, problemas para escribir o deletrear, dificultades de coordinación motoras, gestión de las emociones, aislamiento social.

En Centro Esnia creemos que es importante trabajar este tema con las familias para que sepan detectar y actuar ante estos problemas. Para ello asesoramos a las familias y detectamos y evaluamos estos síntomas para adaptar la intervención a cada caso de forma personalizada y mejorar el rendimiento de los niños en el cole y en su vida diaria.

Artículo publicado en "La Crónica de Salamanca"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Niños y televisión

¡No me toques!

La mesa de luz, una nueva forma de jugar

Juegos para estimular a tu peque en verano

Padres primerizos, ¿Por dónde empezamos?

Cuidar al cuidador

Jugar, el mejor antidepresivo