Ir al contenido principal

Psicomotricidad vivenciada: Un espacio donde aprender jugando libremente

Virginia Hernández
La mejor forma de aprender cualquier reto nuevo que nos propongamos es a través de la experiencia, de la vivencia. Por mucho que nos expliquen lo que queremos aprender y lo entendamos no resulta igual que si lo percibimos. Sólo cuando lo vivimos y experimentamos lo que sentimos al hacerlo y las consecuencias que tiene es cuando interiorizamos el aprendizaje.

Esto mismo ocurre en los niños y con mayor intensidad ya que están en la etapa de aprendizaje, de descubrimiento, de explorar el mundo y ver qué podemos sacar en claro de él.

Existe una técnica que nos ayuda a reportar vivencias y experiencias al niño desde el ámbito educativo, la psicomotricidad vivenciada.

Cuando hablamos de psicomotricidad tendemos a pensar en gimnasia, juegos, movimientos…

¡Pero si mi hijo corre, salta y se mueve estupendamente, no necesita de eso!, solemos decir, sin conocer los beneficios que esta técnica aporta.

Mediante la psicomotricidad vivenciada es el niño el propio protagonista de su aprendizaje y la función del psicomotricista es la de acompañamiento y guía para ayudarle a evolucionar.

Con esta metodología creamos un espacio de juego espontáneo para el niño, en el que se le permite realizar sus deseos decidiendo a qué quiere jugar, con qué material, de qué manera… siempre respetando unas normas y unos límites.

Es por ello que los beneficios que la psicomotricidad vivenciada favorece son muy diversos tanto a nivel motor como social, afectivo e intelectual. Permite que el niño descubra y desarrolle sus habilidades de forma autónoma y aprenda a afrontarse a dificultades. Se favorece la iniciativa, la creatividad, la toma de decisiones, el respeto hacia las normas y los límites y hacia los adultos e iguales.

A través de la psicomotricidad vivenciada no sólo favorecemos el desarrollo global del niño, sino que podemos observar cómo es ese desarrollo y detectar, prevenir y tratar dificultades de comportamiento y de aprendizaje.

En Centro Esnia ayudamos a los niños con dificultades en su desarrollo a través de la psicomotricidad vivenciada y el juego libre y espontáneo. También contamos con talleres de psicomotricidad vivenciada para todos los niños de 3 a 6 años, tendiendo un espacio donde aprender jugando.

Artículo publicado en "La Crónica de Salamanca"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Niños y televisión

Cuidar al cuidador

Padres primerizos, ¿Por dónde empezamos?

Ante los problemas de conducta de los niños, ¿qué podemos hacer?

¡No me toques!

La mesa de luz, una nueva forma de jugar

Rabietas